potencial

Como Alcanzar el Potencial de tu Práctica

Hace un par de semanas atrás, estuvimos hablando que la preparación es el secreto que todos nosotros sabemos y la práctica es lo que activa esa preparación, es donde ponemos en marcha todo lo que hemos adquirido. La preparación te da un potencial y la práctica entonces es la manera en cómo tú alcanzas ese potencial.

Quiero empezar con dos frases que son muy populares: “La experiencia es el mejor maestro”. Yo no estoy cien por ciento de acuerdo porque tener a lo largo de los años, experiencias por tenerlas no te enseña mucho, lo que sí te enseña es evaluar las experiencias que estás teniendo. Otra frase: “La práctica te lleva a la perfección” tampoco estoy de acuerdo con eso porque te ayuda a desarrollar hábitos y te ayuda hacer algunas cosas permanentes pero no te lleva a la perfección porque como humanos nunca seremos perfectos y porque siempre habrá un lugar, un espacio  para mejorarnos.

La práctica te da la oportunidad, un espacio, un lugar en la cual puedes descubrir y experimentar nuevas cosas. También te da un ambiente donde puedes fallar de manera segura por ejemplo me gusta jugar golf y todos los tiros en el campo de práctica se ven bien, tu no pierdes ni ganas porque simplemente estás practicando en el campo de práctica.

Ahora bien, practicar por practicar no es suficiente, se necesita practicar con propósito para ayudarte a tener un avance que pensabas no podías alcanzar. Basado en este quiero compartir contigo tres valores de la práctica:

La práctica te permite el desarrollo.

La práctica activa tu desarrollo y me gusta esta frase “práctica no es lo que tu haces cuando tu eres bueno, es lo que tu haces para hacerte bueno.”

Practicamos porque naturalmente tenemos ciertas destrezas o habilidades. Se necesita práctica porque en la práctica es donde está el progreso y en el juego es donde tu demuestra lo mucho o lo bien que practicaste. La práctica activa tu desarrollo.

 

La práctica te lleva al descubrimiento.

Will Smith, dijo lo siguiente: “Práctica es fracaso controlado.” lo que muchos están pensando o deseando, yo estoy practicando y la práctica te lleva a descubrir. Hay cosas que nunca vas a aprender hasta que te atrevas a intentar. Si esperas desarrollarte para empezar nunca te desarrollarás.

Hay cosas que nunca vas aprender hasta que te atrevas a empezar, hay informaciones, hay personas que están esperando por ti, si tú empiezas!, hay desarrollo que vas a experimentar en el camino a tus metas. Hay oportunidades que te están esperando para desarrollarte, si tu empiezas. El secreto del éxito es que si quieres avanzar debes empezar y si quieres terminar debes continuar.

Falla primero, falla temprano, si eres el primero en fallar tendrás más chances en volver a intentar, debes fallar con frecuencia porque éxito es el fracaso en masa, si tu no estas fallando no estás intentado. Te recomiendo leer el libro de John Maxwell “El lado positivo del fracaso.”

Pruebas, fallas, aprendes, reajusta y vuelve a intentarlo es el ciclo del éxito aprendido de mi mentor Paul Martinelli y que está en mi libro “Creando una nueva historia.”

 

La práctica demanda disciplina.

Debes practicar con una meta, que tú quieres lograr? Como dijo Stephen Covey debes empezar con el final en mente. Piensalo de esta manera, el GPS no te pide la dirección donde estas sino la dirección a donde tu quieres ir, te pide el punto de destino porque se conecta con el destino y luego hace cálculo desde el destino hasta donde tu estas.

Si te preguntara, ¿Qué vas a celebrar el 31 de Diciembre del 2021? ¿Qué lograste? La práctica requiere disciplina.

En el libro “El talento no es suficiente”, John Maxell habla de decisiones claves que debemos tomar para maximizar tu talento:

 

  1. La iniciativa activa tu talento.

El talento muere cuando las habilidades no son desarrolladas. La iniciativa es dar el primer paso, es practicar una y otra vez, es avanzar, es hacerlo.

  1. La preparación posiciona el talento.

Sin preparación el talento se convierte en frustración porque tú naturalmente eres bueno pero te falta la preparación para avanzar. La preparación le da la posición a tu talento. La práctica afila, le da brillo, tu talento. Un francotirador no lo es de la noche a la mañana, un beisbolista práctica, bateando varias pelotas a diario. Éxito no es hacer seis mil cosas una sola vez, éxito es hacer una cosa seis mil veces. La práctica afila el talento. 

  1. La perseverancia sostiene el talento.

La iniciativa activa el talento, la preparación posiciona el talento, la práctica activa el talento y la perseverancia te sostiene el talento, en el momento en que tu dejas de ser perseverante se cae el talento.

El disciplinado juega a largo plazo porque está enfocado en progreso, el estar caminando en la dirección correcta, el indisciplinado juega a corto plazo porque quiere saltar las escalera, quiere terminar lo más rápido posible. La emoción es para comenzar, la disciplina es para terminar. La disciplina se convierte en consistencia y la consistencia multiplica tu éxito.

No es cuánto tiempo pasas en práctica, es como tu pasas el tiempo de la práctica. No es la cantidad de tiempo es la calidad de tiempo, no es la cantidad de práctica sino la calidad de ella.

 

El potencial de tu práctica es el resultado de tres cosas:

 

  1. Preparación: lo que haces antes de practicar y lo que haces aumenta el potencial de tu práctica.
  2. Práctica: en que te enfocas cuando estás practicando? Porque en lo que te enfocas se multiplica. No te enfoques en las debilidades de tu zona de debilidad, enfócate en trabajar las debilidades de tu zona de fortalezas.
  3. Reflexión: es la retroalimentación después de la práctica. ¿Te escuchas a ti mismo después que haces un mastermind, un video, etc? Tu lees lo que escribes? Debes hacerlo y reflexionar en ello.

 

Lo que haces antes, durante y después de tu práctica.

Aplica, cambia e intenta más. Cuando reflexionas debes aplicar y cambiar en lo que has reflexionado y luego seguir intentando.

Espero que esto te ayude y que te haya agregado valor, te bendigo en el nombre de Jesus.

 

Tu amigo,

Misael.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.